¿Sintético, mineral, semisintético? ¿Cuál debo usar?


 

 Hoy en día los aceites para motor han evolucionado a pasos agigantados con tecnologías cada vez más avanzadas, y por ello encontramos una gran variedad de ellos en el mercado que nos generan dudas al momento de cambiar el aceite de nuestro coche: ¿Qué viscosidad debo usar? ¿Cuál es el mejor aceite? ¿Cuál es la diferencia entre los aceites sintéticos, semi sintéticos, minerales? etc.

Por eso en este artículo te explicaremos la diferencia entre los distintos tipos de aceite y cuál es la mejor opción para tu auto.

 

ACEITES MINERALES

Después del aceite monogrado (que se utiliza para motores que trabajan a una temperatura y velocidad constantes), el aceite multigrado mineral fue un excelente recurso para los motores de hace algunas décadas. Y aunque este tipo de aceite fue útil en su momento, hoy en día los motores modernos exigen mayor rendimiento y una mayor fluidez que la que te puede proporcionar un aceite mineral.

No obstante, muchos motores siguen utilizando este tipo de aceites ya que sus propiedades esenciales permiten el buen funcionamiento de estos, sobre todo en el sector industrial. La característica principal de un aceite mineral es que se obtiene directamente de la refinación del petróleo. La materia prima (el petróleo) se destila y posteriormente se desparafina para eliminar los residuos no deseados y finalmente se hidrogena para darle al aceite un acabado notablemente resistente al envejecimiento.

Como ventaja, su fabricación reduce sustancialmente los costes, pero tiene la desventaja de tener una durabilidad mucho menor que un aceite sintético. Además, la viscosidad de estos aceites es muy elevada, por lo que ya no cumplen con las exigencias de los motores modernos.

 

ACEITES 100% SINTÉTICOS

Es el aceite sintético “clásico” tal como salió en la década de los 70. Este aceite se obtiene de la misma materia prima que la gasolina, es decir, la nafta. Tiene muchas ventajas sobre el mineral, como su gran estabilidad térmica y sus propiedades de limpieza. Su fluidez es mucho mayor (viscosidades más bajas), lo cual permite un mayor rendimiento en los motores modernos y una menor resistencia en las partes del motor, lo que implica menos esfuerzo y por tanto menos consumo de aceite y de combustible. Es mucho más puro y tiene una durabilidad mucho mayor que la de los aceites minerales. La desventaja de su “pureza” está en los elevados costos de producción, ya que requiere procesos químicos complejos.

También debemos tener en cuenta que un aceite 100% sintético no necesariamente es “mejor” por ser más “puro” o por ser más costoso, ya que muchos aceites de tecnología sintética o HC (por sus siglas en inglés Hydro cracking) llegan a tener mejor rendimiento que estos. Lo que siempre debemos tomar en cuenta no es cuál es “mejor” o “peor”, sino cuál es el que especifica el fabricante del motor.

 

ACEITES SEMISINTÉTICOS

Es una mezcla de aceite mineral con aceite sintético. Su mayor parte es mineral y un porcentaje algo menor, sintética. Este tipo de aceites tiene un rendimiento mucho mejor que un aceite mineral y una protección mucho mayor. Sin embargo, no llega a desplegar todas las propiedades de un 100% sintético o un HC y por ello es ya poco usado en el mercado. En pocas palabras, podemos decir que es un aceite mineral con las propiedades lubricantes de un sintético.

Muchos aceites en el mercado se dicen “semisintéticos” con tener tan sólo un mínimo porcentaje de aceite sintético (hasta un %3) y la mayor parte de aceite mineral, únicamente como recurso publicitario. Los aceites Liqui Moly llegan a tener hasta un 20% de aceite sintético en su mezcla (debe tomarse en cuenta que hay otro 10-20% de aditivos en la misma mezcla), lo que significa una excelente protección para el motor.

 

ACEITES CON TECNOLOGÍA SINTÉTICA

El aceite de tecnología sintética es el más moderno y es el estándar de hoy en día. Su proceso de refinamiento permite que este aceite tenga una absoluta compatibilidad de materiales, por lo que es muy flexible. A diferencia del aceite mineral y el sintético, su base no se obtiene directamente del refinado del petróleo, sino del desparafinado del aceite mineral. Su base (la parafina) compuesta por moléculas de cadena larga (> C35), se cataliza por medio del hidrocraqueo catalítico para reducir la longitud de cadena molecular a una más útil (C20-C35). Posteriormente se destila al vacío y finalmente se eliminan los residuos de parafina para obtener el aceite HC.

Esta clase de aceite ofrece una gran capacidad limpiadora y una estabilidad térmica excelente, además de que sus costos de producción son mucho menores. Estos son los aceites que más se utilizan en los motores actuales e incluso llegan a ser los únicos que cumplen con las especificaciones de algunos fabricantes.

 

¿CUÁL ES MEJOR Y CUÁL DEBO USAR?

La pregunta más recurrente llega a ser ¿cuál es mejor? Pero la verdad es que no hay una respuesta correcta o una sola respuesta, ya que en casos específicos incluso un mineral puede llegar a ser mejor que un sintético o un HC. Pero para dar una respuesta correcta debemos hacer la pregunta correcta, y la verdadera pregunta debería ser ¿cuál es el mejor aceite para el motor de mi vehículo? Y la respuesta es: el que indica el fabricante del auto. Los motores están diseñados para funcionar a una temperatura específica y bajo parámetros muy específicos, por ello los fabricantes indican cuál es la viscosidad adecuada y el tipo de aceite que permitirá un funcionamiento óptimo del motor que diseñaron.

Para saber cuál es el aceite adecuado para tu vehículo sólo basta con revisar tu Manual de Usuario y ver cuál es la viscosidad que exige (5w30, 10w40, 20w50, etc.) y la calidad o clasificación (API, ILSAC, ACEA, JASO o SAE).

Nuestros aceites Liqui Moly tienen la especificación indicada en la parte frontal del producto.

 

Si no cuentas con tu manual de usuario puedes consultar nuestra Guía de aceites o contactarnos directamente por alguno de nuestros canales de contacto disponibles para asesorarte en la elección correcta de aceite para tu motor.

 

LA ADITIVACIÓN

Aunque es un tema del que casi no se habla, debemos tenerlo muy en cuenta, ya que los aditivos que se agregan a las distintas bases de los aceites llegan a ser incluso más importantes que el propio tipo de aceite. Los paquetes de aditivos cubren aquellas funciones que el aceite por sí solo no llega a desempeñar. El porcentaje de aditivos en la mezcla total de aceite puede ser desde el 10% hasta un 33% en los aceites Liqui Moly. Mientras más aditivos se añaden a la fórmula del aceite, mejores propiedades antifricción y antidesgaste tendrá, además de una mayor estabilidad de temperatura. Como mencionó Oliver Kuhn (subdirector del laboratorio de aceites Liqui Moly) “En los aceites de motor más modernos, el aceite base en sí no es más que el líquido que transporta los paquetes de aditivos”.

 

Si tienes mayores dudas, contáctanos:

WA: 55 41 75 89 70
hola@liquimolystore.com

Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados